PELEAS DE GALLOS

PELEA DE GALLOS

Pelea de Gallos

Una pelea de gallos o riña de gallos es un combate que se lleva a cabo entre dos gallos de un mismo género o raza de aves denominada “aves finas de combate”, propiciados por el ser humano para su disfrute y apuestas.Las peleas más antiguas de las que tenemos noticia ocurrían en Asia. En China ya se celebraban hace 2500 años y es posible que mil años antes se hicieran en la India. En la Antigua Roma eran usadas para adquirir valentía. Posteriormente, esta práctica fue llevada a América por los conquistadores españoles. Las peleas de gallos ya estaban floreciendo en Filipinas precolonial, según lo registrado por Antonio Pigafetta, el cronista italiano a bordo de expedición de Fernando Magallanes en 1521. El país a su vez deriva de la práctica del hecho de que comparte elementos de las culturas indígenas del sudeste asiático y otros, donde la aves de la selva y del tipo oriental de pollo son endémicas.La arena, ruedo, redondel, palenque o coliseo, que es destinado para ese fin específico se conoce como “Gallera”, donde el ave que demuestra mejores cualidades en el combate se declara como ganadora. Para ello debe dejar a su adversario inhabilitado para seguir peleando. En algunos casos hay gallos con “poca casta” que huyen de la pelea al estar heridos en cuyo caso pierden el combate o la pelea.Los gallos de razas finas o de combate son criados bajo normas de vacunación, alimentación y cuidados especiales para lograr un desarrollo físico ideal y los de mejores cualidades para la riña se someten a un acondicionamiento físico o entrenamiento para llegar a su encuentro en el ruedo, cancha, coliseo, etc.En algunas regiones, en las riñas, los gallos son equipadas con espolones artificiales de plástico, carey, hueso de pescado, acero, etc. que permiten que las aves puedan herir a su oponente más fácilmente que con sus espolones naturales. En otras variaciones de riña los espolones naturales son cubiertos con una envoltura de tela o cuero para prolongar el combate. La riña sin espolones artificiales o sin envoltura en los mismos se le denomina como pelea a “talón desnudo”. Otra modalidad de arma en la riña de gallos es la utilización de navajas en las patas del animal con medidas y formas variables (desde 1/4 pulgada hasta 4 pulgadas), suplantando de este modo a su arma natural de pelea. Esto se practica en Guatemala, Estados Unidos, México, Nicaragua, Honduras, Panamá, Perú, República Dominicana, Filipinas y Puerto RicoEn Cuba se acostumbra calzar los gallos de pelea con espuelas naturales postizas. La obtención de estas espuelas naturales presupone la crianza paralela de gallos con este único fin, cuyas espuelas son sometidas a un tratamiento muy cuidadoso y prolongado hasta que alcanzan las dimensiones requeridas para su extracción y procesamiento.República DominicanaEn la República Dominicana esto es un deporte legal, los criadores llevan a sus gallos a pelear en las galleras, se apuestan grandes cantidades de dinero; estas apuestas se hacen verbalmente sin ningún boleto o comprobante, sólo con el respeto a la palabra.Es común ver a deportistas de la MLB, grandes empresarios e industriales incluso Doctores e importadores automovilístico disfrutando de las peleas de gallos. En este mismo país se llama trabero a quien cuida o da entrenamiento al gallo, gallera al lugar donde se disputan las peleas, traba al lugar donde se entrenan estos animales y coliseo a una gallera de un nivel mucho más alto. Hay varios Coliseos alrededor del país: Santo Domingo (su capital) , Santiago de los Caballeros , Puerto Plata , San Francisco de Macoris Entre otros.Ha habido torneos patrocinados por compañías millonarias y se ha invitado a galleros de Puerto Rico y otros países de América Latina a participar en dichos torneos. Hay que destacar que las peleas de gallos son muy habituales en la República Dominicana y están reguladas por el ayuntamiento de su municipio cabecera. En el año 1996, el Gobierno, por ley, prohibió el uso de las espuelas hechas con concha de carey y se introdujeron para la venta las espuelas plásticas en todo el país, esta medida era para proteger el carey que se encuentra en vía de extinción.OpinionesLa pelea de gallos es considerada como un deporte tradicional o afición por algunas personas, mientras que para otras es un caso de crueldad hacia los animales.La riña de gallos se efectúa normalmente en igualdad de condiciones entre los ejemplares que participan tanto en su peso como su arma (natural o postiza). Según sus partidarios, la finalidad de las riñas es seleccionar al ejemplar que demuestra mejores cualidades para el combate, acción que la realizaría en estado salvaje con el fin de ser el reproductor de su parvada, hasta la aparición de un nuevo oponente o retador ya sea un macho joven o adulto.Según sus detractores la finalidad principal de las riñas de gallos es en muchos casos el dinero de las apuestas. Señalan también que en la naturaleza sus combates rara vez resultan en heridas pues antes de morir huyen, posibilidad que en una pelea de gallos se les niega pues han de pelear por 12 minutos ó hasta que uno de los dos, o ambos, mueran. Añaden que, si no son criados y entrenados con la finalidad de combatir, estos animales no atacan con tanta fiereza; y pocos piensan que, para que se comporten como cualquier deportista que desarrolle sus habilidades con tanta agresividad, se les llega a suministrar drogas tanto legales como ilegales, como estricnina, cafeína, anfetaminas y epinefrina.Los detractores apuntan a diversos motivos para solicitar su prohibición. Según el responsable de ADENA en Canarias, las peleas de gallos “causan graves problemas a los animales, y se ha demostrado(?) que sufren y mueren”. Respecto al argumento de los criadores de que “(estos gallos) están en una continua lucha jerárquica y su instinto es matar al rival” respondió que “es cierto el hecho de que la rivalidad entre gallos es instintiva, pero otra cosa es que se le entrenen y se les ponga en un sitio específico con el único objetivo de ver cuál desarrolla más sus habilidades” y que “una cosa es la competencia instintiva y otra cosa es propiciar el espectáculo con la pelea y la muerte de los animales” y su servidor.Desde Ecologistas en Acción afirman que no puede justificarse la celebración de las peleas de gallos con que mantiene la existencia de una especie como afirman algunos partidarios, porque en realidad “este tipo de gallo no es ni mucho menos una especie, sino una raza, resultado de cruces artificiales, y no está fijado su fenotipo”. Respecto a las afirmaciones de algunos partidarios de que, a diferencia de la tauromaquia, aquí la lucha es entre iguales, alega que “se olvidan de apuntar que los entrenan para que sean agresivos y que en el momento de la lucha están encerrados en una jaula o en un espacio muy acotado, por lo que los animales no podrían huir, sin embargo esta “jaula” es bastante grande(unos 4 metros de diámetro, ya que su forma es circular) y al animal que no quiere pelear o combatir se le retira y no se le obliga, pues ante todo está el honor de su criador, cabe decir que los gallos de pelea son considerados como “gladiadores” ya que son adiestrados para seguir sus instintos; los gallos de pelea no son cualquier clase de gallos, pues han sido modificado genéticamente(?) durante muchos siglos al igual que los caballos, perros, canarios y tantas especies de animales, “un gallo de corral común suele vivir poco en cautividad, ya que su fin no es otro que el consumo humano” esta especie de ave de corral generalmente suelen vivir sobre los 6 meses y un “gallo de riña puede vivir más de 2 años hasta 10 años, pues solo está maduro para pelear después de 18 meses, es decir ha vivido 3 veces más de lo que suele vivir un gallo de otra raza”.LegalidadLas peleas de gallos son legales en la mayoría de países latinoamericanos, así como en tres regiones europeas Andalucía, Canarias y la región francesa de Norte-Paso de Calais, y en países de Asia como Filipinas. En muchos otros lugares, las peleas de animales están prohibidas, basadas en la oposición a las apuestas, la crueldad animal, o ambas.ArgentinaEn la Argentina está prohibida la pelea de gallos, pero la Provincia de Santiago del Estero, una de sus provincias, no sigue esta ley. Mientras la ley nacional 14.346 prohíbe explícitamente las riñas de gallos, desde 1986, la ley provincial 5574 las permite: la Dirección de Deportes provincial extiende los permisos del caso y administra los ingresos generados por la recaudación.ChilePese a que está muy arraigada en Chile la creencia de que esta tradición llevada al país por los conquistadores españoles es ilegal, las peleas de gallos son legales en Chile según la ley 20380.​ Se considera jurídicamente que las peleas de gallos, aunque no son consideradas un deporte (como lo es el rodeo chileno), no contravienen el artículo 291bis del Código Penal chileno pues «lo penado es un despiadado esfuerzo físico humano ejercido directa o indirectamente sobre el animal, sea con instrumentos, sea con las extremidades del hombre o de otro modo». Así, se considera ilegal la inyección de sustancias que provoquen excitación en los gallos o el uso de espolones metálicos en sus patas.Las peleas de gallos dieron origen a la expresión chilena.ColombiaEn Colombia, las peleas de gallos son una tradición, especialmente en la Costa Caribe y en algunas zonas del interior andino. Son reconocidas las peleas de gallos que se organizan durante el Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar, donde se encuentra uno de los escenarios más importantes para esta práctica en Colombia, el Coliseo Gallístico. En agosto de 2010, la Corte Constitucional de Colombia rechazó una demanda que buscaba prohibir las corridas de toros, las corralejas y las peleas de gallos con el argumento de que constituyen un maltrato a los animales. La Asociación Nacional de Criadores de Gallos de Pelea organiza un campeonato internacional de peleas de gallos. Según la Asociación, en Colombia existen más de 3.600 galleras, de las cuales solo menos de diez son legales.Las peleas de gallos quedaron inmortalizadas y están presentes en toda la novela Cien años de soledad de Gabriel García Márquez en episodios como los hechos que desembocaron en la muerte de Prudencio Aguilar o la afición de José Arcadio Segundo.Costa RicaLas peleas de gallos son ilegales en todo el territorio de Costa Rica desde 1922,​ tanto por considerarse un peligro de salud pública como un caso de crueldad hacia los animales. Hasta 2017 fue considerado una contravención, pero a partir de ese año se le ascendió a delito penal en la Ley de Bienestar Animal castigado con hasta tres años de cárcel.​ Según encuestas sobre el tema, el 88% de los costarricenses rechazan las peleas de gallos y las consideran una actividad cruel.CubaEl primer documento oficial que se conoce acerca de las peleas de gallos en Cuba data del 8 de abril de 1737 y consiste en un decreto real solicitando al gobernador un informe sobre si las peleas de gallos podrían tener “inconvenientes con la gente del mar y la tierra” y se piden noticias acerca del arrendamiento del juego.Este juego se hizo tan común en la época colonial, que en todos los poblados urbanos o rurales se construyeron “vallas”, que es como se conocen en Cuba los ruedos creados para este fin.En La Habana, en el centro de la ciudad, entre el Castillo de la Fuerza y el edificio de la Intendencia, Don Francisco Dionisio Vives, entonces Capitán General de Cuba tenía una gallería para su diversión y la de sus amigos.Cuando el Teniente General español Don Miguel Tacón y Rosique fuera nombrado por la Reina Isabel II de España con el título de Gobernador de la “Siempre fiel Isla de Cuba” en 1834, éste puso coto a las peleas de gallos y por una circular fechada el 20 de octubre de 1835 se prohibió el juego de gallos en las tabernas del campo y casas particulares, reduciéndose el juego en las poblaciones a los días festivos solamente.Años después, Don Leopoldo O’Donnell, quien fue Capitán General de la isla entre 1844 y 1844, dictó el Decreto del 25 de julio de 1844 por el que se prohibían las lidias de gallos en poblados y la asistencia a las vallas de la gente de color e “hijos de familias”. El acceso a la gente de color se prohibía, porque en las vallas, con la pasión de la pelea se olvidaban las diferencias sociales, sin reconocer en aquel espectáculo ninguna línea que marcara las diferencias de casta. Además estas actividades eran puntos de reunión para conspirar contra el gobierno español.Durante casi toda la segunda mitad del siglo XIX se fueron concediendo autorizaciones para establecer vallas de gallos.En 1899 el entonces Gobernador Civil de La Habana, el General Juan Rius Rivera, prohibió las peleas de gallos por el Decreto del 31 de octubre de 1899. Y el 19 de abril de 1900 el Gobernador de Cuba, el General Leonard Wood, a propuesta de su Secretario de Gobernación y Estado, el Dr. Diego Tamayo, emitió la orden militar No.165 prohibiéndose las peleas de gallos desde el 1.º de junio de 1900 en todo el territorio de la isla.En 1909, el entonces Presidente de la República de Cuba, José Miguel Gómez, para ganar simpatizantes autorizó nuevamente las peleas de gallos y se acordaron reglamentos para su ejecución.En la primera mitad del siglo XX la legalidad de las peleas de gallos en Cuba sufrió varios altibajos.Hasta finales de 1967 y principios de 1968 se realizaban peleas en todo el país, pero en interés de eliminar las apuestas se cerraron las vallas y se prohibieron las peleas, aunque no así la crianza de los gallos. Pero en 1980 las autoridades despenalizaron las peleas eliminándolas como figuras delictivas y convirtiéndolas en simples contravenciones.A partir de entonces se desarrolló un plan estatal a modo de organización empresarial representado por la Empresa Nacional de Flora y Fauna, adscrita al Ministerio de la Agricultura, cuya organización tiene centros de cría, cuidado y recolección de gallos de pelea y agrupa a todos los criadores privados con representación en todas las provincias agrupadas por territorios. La organización programa varias ferias o torneos provinciales y nacionales al año en los meses de enero-abril con el objetivo de probar las crías y la calidad de los gallos, pero sin mediar interés monetario en los resultados de las peleas. La organización empresarial mantiene relaciones comerciales de venta de gallos a criadores de otros países del Caribe, donde son comunes las peleas de gallos.Como en todos los demás lugaes, la gran mayoría de las peleas son por dinero, pues a estos gallos, deportistas de alto rendimiento y sin voluntad propia, se les dedica grandes sumas de tiempo, alimento, medicinas, entrenamiento y cuidados especiales, que por tanto hay que no batarlos en una pelea en que tu gallo puede resultar dañado y hasta muerto. Además hay que pagarle al cuidador, al vallero, al veterinario, etc.En las apuestas es recomendable apostar una cierta cantidad contra el gallo propio.Estados UnidosEn los Estados Unidos, las peleas de gallos fueron prohibidas en los 50 estados. El último en ilegalizarlas fue Luisiana en 2008.​ Treinta estados y el Distrito de Columbia han declarado ilegal la posesión de gallos con propósitos de pelea. También es ilegal ser espectador de una pelea de gallos en 40 estados. A nivel federal el Acta de Protección de Animales establece como ilegal el transporte interestatal de gallos a áreas que prohíben las peleas de gallos.Aún cuando las peleas de gallos son ilegales en la mayor parte de Estados Unidos, se sabe que toman parte peleas de gallos ilícitas a nivel nacional. La aplicación de la ley ha indicado que apuestas ilegales se llevan a cabo en las peleas de gallos, y que miles de dólares cambian de manos durante estos eventos. Los ingresos de las peleas normalmente no se reportan en la recaudación de impuestos. Las autoridades también han notado que la distribución de drogas ilegales está conectada a las peleas de gallos: investigaciones de actividades sobre tráfico de drogas usualmente conducen a peleas de gallos.MéxicoPelea de gallos en México.En México, las peleas de gallos forman parte de la cultura y tradiciones de la mayoría de los estados, las aves combaten distinguiendo al partido que las aporta mediante los colores rojo y verde por eso suele ser común ver colgar del cinturón un pañuelo o distintivo alusivo a estos colores, además de ser un negocio en donde se combinan la venta, el espectáculo de los gallos y los espectáculos musicales. En casi todas las ferias y fiestas regionales de los municipios del país se llevan a cabo, en recintos llamados «palenques» de gallos.​ Estos constan de un ruedo hecho de madera denominado anillo cuyo centro se encuentra repleto de tierra compactada para el mejor desempeño de los gallos. En el centro es marcado con cal un cuadro de 4 metros por lado y unas líneas que atraviesan de centro a centro cada lado. Finalmente es marcado en el centro de esta arena el último cuadro, que mide 40 cm de lado, a donde se llevan los gallos la tercera vez que se sueltan. Los estados mexicanos donde las peleas de gallos son más comunes son Michoacán, Aguascalientes, Jalisco, Sinaloa y Veracruz, solo existe prohibición en la capital del país, Ciudad de México, en Sonora, en Coahuila desde el 11 de septiembre de 2012 y en Veracruz desde el 6 de noviembre de 2018.Perú”Convite al coliseo de gallos” (Pancho Fierro, 1830)En el Perú también están permitidas; como se relata en la obra de Abraham Valdelomar, El Caballero Carmelo. El espectáculo se lleva a cabo en coliseos, los cuales tienen como ambiente principal a un ruedo de arena accediendo a este por medio de tres ingresos (Juez, derecha e izquierda); de estos últimos emergen los gallos con sus respectivos careadores, y el juez tiene como elemento principal de careo una tabla de madera. Los campeonatos en el Perú se dividen en dos: Campeonatos de a Pico y espuela con un gallo con semejantes características de países Americanos y, campeonatos a Navaja cuyo peso y tamaño del gallo difiere de los anteriores, siendo un campeonato a libre peso, cuyo gallo recibe el nombre de Gallo Navajero Peruano, utilizando un arma llamada “hoja de olivo” hecha de acero, y cuyos campeonatos más importantes se encuentran en el Departamento de Lima (Coliseo Sandía, Coliseo El Rosedal, Coliseo Abraham Wong, Coliseo Círculo Gallístico del Perú y Coliseo el Valentino de la Asociación de Criadores de Gallos a Navaja en el Perú).Puerto RicoEn Puerto Rico, a diferencia de en los Estados Unidos, las peleas de gallos son consideradas un deporte y forman parte de cultura del pueblo, contando así con ciento veintiocho establecimientos llamados galleras para el desarrollo de este deporte o costumbre de pueblo. Estas se dividen entre Clubes Gallísticos, Coliseos Gallísticos y galleras de pueblo, también están las jugadas clandestinas las cuales son una práctica ilegal, pues, tienden a violar con los impuestos del local, estas jugadas clandestinas pueden conllevar a cárcel y se descubre a una persona por violación de impuestos. Este deporte de peleas de gallos el cual es una tradición sociocultural en Puerto Rico, brinda más de los que muchas personas piensan como acto cruel o maltrato animal, brinda un entretenimiento para el caballero, y un área de recreación sociocultural. La práctica de peleas de gallos la cual la tenemos desde la época de la colonización, significa más que una simple pelea de gallos o riña como se dice, sino que se jugaba por el honor, la dignidad y por su puesto el estado económico de la persona, pues se suelen grandes cantidades de dinero en estas jugadas, las cuales se denominan en juegos de azar.​ Por lo que muchos desean su prohibición. De igual manera para que estos animales sean prósperos se debe de llevar desde su nacimiento una buena crianza de estos ya antes de esto escoger el gallo y la gallina de los cuales se desea castar. Una vez estos pasos hechos se procede a comenzar con el proceso de casta y cría de gallos de pelea, incluso los huevos se tiene que ser escogidos antes de que se echen a incubar y que el tiempo que este sin estar bajo incubación sea moderado para que su embrión no se afecte. Ya que este deporte es mundialmente practicado y el cual tiene personas influyentes que lo practican para que pueda ser ilegalizado en nuestro país y en cualquier otro país, se tiene que demostrar que es más que un maltrato animal, pues es un deporte considerado de los más emocionantes y culturales del mundo y como por supuesto uno de los más antiguos.